facebook   twitter   youtube 

Tres razones para la paz, ahora

(Tiempo estimado: 3 - 5 minutos)

hernando gomez buendiaHay una razón ética, una razón jurídica y una razón estratégica para que las conciencias y las voces se alcen en contra del conflicto interno y en defensa de la paz.

Hernando Gómez Buendía*

El general Patton dijo que, comparados con la guerra, todos los actos humanos son triviales. Y un siglo antes el general Sherman había escrito que la guerra es el infierno.

Ir a la guerra es la suprema decisión que pueda tomar un gobernante, porque la guerra es organizarse para dar muerte a otros. La guerra misma es sangre, dolor, barro, odio, fuerza bruta contra fuerza más bruta todavía, una espiral de atrocidad que todo lo degrada y lo devora.

Por eso, desde Buda hasta Einstein o desde Erasmo hasta Gandhi, las cimas morales de la humanidad han sido pacifistas: ninguna guerra es admisible.

Sin embargo, también desde Tucídides o Grocio hasta Walzer o Haass se ha tenido que admitir una excepción, la de la "guerra justa" -hoy se la llama guerra "de necesidad"- que un país tiene que emprender cuando ha sido invadido o atacado de manera alevosa: la guerra contra Hitler, por ejemplo, era sin duda justa o necesaria.

Justificar la guerra interna o el "conflicto armado" interno es aún más difícil, y los filósofos morales han debatido largamente si un ciudadano o un grupo de ciudadanos pueden alzarse en armas contra el gobierno. Desde la "tiranía insoportable" de la antigua Grecia o de Francisco Suárez hasta las "nacionalidades oprimidas" de Yugoeslavia, se fueron precisando cuatro condiciones para que la insurrección armada sea moralmente admisible:

  • Que los insurrectos luchen por una causa noble o altruista, o que no sean simples delincuentes;
  • Que en efecto representen a la ciudadanía o a la nacionalidad oprimida;
  • Que no haya medios pacíficos posibles o que la acción armada sea el último recurso, y
  • Que tengan una posibilidad razonable de triunfar, porque si no el costo no compensa el beneficio.

Pues en Colombia -cuando más- podría decirse que las guerrillas -cuando menos en su origen- tuvieron un motivo noble o altruista, la búsqueda de una sociedad más justa. Pero las FARC y el ELN están muy lejos de representar a la ciudadanía o a los oprimidos, como lo prueba su rechazo casi unánime. Existís y existía espacio para la lucha política, jurídica y social, aunque tenga recortes. Y el triunfo militar de la guerrilla ha sido desde siempre un imposible.

Por eso categóricamente hay que afirmar que la guerra de guerrillas en Colombia es inmoral.

Y a esto se le añaden dos agravantes. Que este conflicto no es ante todo ideológico, sino un revuelto de intereses criminales por quedarse con la tierra, la riqueza y el poder que se disputan señores o empresarios de la guerra locales o nacionales. Y que todos los grupos armados -incluyendo a los agentes del Estado- han perpetrado crímenes de guerra o de lesa humanidad que son categóricamente inmorales.

Por eso en un país embrutecido por 47 años de conflicto interno (si se cuenta desde la fundación de las FARC y el ELN) o por 63 años si se cuenta desde el 9 de Abril, hay que levantar las conciencias y las voces en contra de la guerra y en defensa de la paz, a tiempo o a destiempo.

A esta primera y principal razón moral se añade una razón jurídica. El artículo 22 de la Constitución dice redondamente que "La paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento"; los colombianos todos, añade el artículo 85, tenemos el deber de "Propender al logro y mantenimiento de la paz". Este gobierno -y todos los gobiernos- están pues obligados a acabar el conflicto es decir, a preferir la salida negociada sobre la acción armada que cabe sólo como último recurso.

Y la tercera razón es estratégica. Gracias a Álvaro Uribe Vélez las FARC perdieron, ya irremediablemente, el impulso militar que habían logrado durante los 90s; por eso mismo su lucha es cada vez más imposible -más inmoral- y políticamente más inútil. Pero acabar militarmente a las FARC también es cada vez más difícil, porque volvieron a ser una guerrilla escondida en el monte y en la selva, las mismas FARC que mantuvieron su "guerra de baja intensidad" entre 1964 y el fin de los años 80.

Dijo Gorbachov que entre más tarda un pueblo en aceptar la realidad, más sufre. Y esto en Colombia vale para los dos protagonistas del "conflicto interno".

 *Director y editor general de Razón Pública. Para ver el perfil del autor, haga clic aquí. 

Escribir un comentario

Agradecemos a los investigadores, académicos y profesionales que contribuyen con sus artículos, declaraciones y caricaturas inéditos para ser publicados en la Revista Razón Pública. Los autores son responsables de sus ideas y de la presentación de los hechos en este documento.

“Los comentarios en Razón Pública están sujetos a moderación, (de 8 am a 6pm hora de Colombia) con el fin de garantizar un intercambio de opiniones en tono respetuoso - serán bienvenidas la crítica aguda y la ironía - que enriquezcan el debate y resulten interesantes para lectores y autores.
En consecuencia, no se aceptarán comentarios del siguiente perfil:
1. Que constituyan descalificaciones, ataques o insultos contra los autores o contra otros participantes del foro de comentarios.
2. Que incluyan contenidos, enlaces o nombres de usuarios que razonablemente puedan considerarse insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes colombianas.
3. Comentarios sin sentido o repetidos, que serán eliminados sin piedad.

Los comentarios no reflejan necesariamente la opinión de Razón Pública, sino la de los usuarios, únicos responsables de sus propias opiniones.”


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

DIEGO RODRIGUEZ
0 # DIEGO RODRIGUEZ 10-06-2011 15:12
Hay muchos temas que tienen que ver con el estado de postraciòn en que vivimos, y no es nuevo, viene desde mucho tiempo atras, tales como: la inequidad, porque muchos tienen poco y muy poquitos lo tiene todo, la pèrdida de confianza en las instituciones, ya que resuelven los graves y cuantiosos problemas que nos aquejan, con pañitos de agua tibia, se interponen intereses mesquinos y personales,para la consecuciòn de sus objetivos,nunca se debe justificar el acudir a formas violentas e ilegales para reivindicar causas e ideologias impuestas, o acrecentar el poder econòmico, actuando sin escrùpulos, como el narcotràfico y la corrupciòn.Es como combinar lo bueno y mejor entre una economìa de mercado y una forma de intervenciòn de lo pùblico estatal en la soluciòn de los problemas y obtenciòn del bien comùn.
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador

Esta semana en Razonpublica